Cinco alimentos buenos para las articulaciones

Es muy común que sucedan lesiones cuando se practica deporte, ya sea porque no se realizó el calentamiento adecuado, hubo exceso de ejercicio o quizá un simple accidente, lo cierto es que dichos sucesos provocan inflamación y dolor en el deportista.

De esta forma, el lesionado tiende a cesar su actividad para poder recuperarse. Es así que ante este contratiempo el deportista puede recurrir, además del reposo y terapia, a la alimentación.

Existen alimentos que poseen propiedades que ayudan a mejorar y mantener en buen estado las articulaciones.

Estos son los cinco alimentos buenos para las articulaciones:

  1. El agua, las articulaciones están bañadas de líquido sinovial, que permite reducir la fricción entre los cartílagos y otros tejidos, creando soporte y lubricándolas. La ingesta de agua contribuye a sintetizar el líquido sinovial y conseguir una adecuada lubricación a nivel articular. Es muy importante realizar una ingesta adecuada de agua o bebidas isotónicas antes, durante y después del ejercicio. Beber dos litros de agua al día es suficiente para cubrir las necesidades del organismo.
  2. Cebolla y similares, las hortalizas como los ajos son ricas en azufre, que contienen mineral necesario para la formación de colágeno y otros elementos que constituyen los huesos, cartílagos, tendones y ligamentos. Los ejercicios de alto impacto demandan azufre en el organismo, de lo contrario hay demora en el proceso de reparación articular en dietas pobres en este mineral. Otro tipo de alimentos ricos en azufre son todo tipo de coles y espárragos.
  3. Pescado, el atún, caballa, sardinas, salmón, etc., son ricos en ácidos grasos omega-3, un potente antiinflamatorio que actúa impidiendo la inflamación. Por otro lado, aunque no tenga un efecto antioxidante directo, los ácidos grasos omega-3 ayudan a proteger a las membranas celulares de los efectos nocivos de los procesos oxidativos que se producen durante la práctica de ejercicio físico. Es aconsejable consumir al menos 2 veces a la semana este tipo de pescados. Otras fuentes de omega 3 son los frutos secos como las nueces y almendras, así como semillas de lino.
  4. Alimentos con alto contenido de vitamina C como la fresa, kiwi, naranja, tomate, pimientos crudos, perejil, etc. Esta vitamina junto con los omega-3, inhibe los procesos que intervienen en la inflamación. Así mismo, contribuyen en el mantenimiento del colágeno y por consecuencia, del cartílago, estructuras que forman parte de las articulaciones. Igualmente, la papaya y piña (frutas ricas en vitamina C), contienen papaína y bromelina, sustancias con un alto poder antiinflamatorio.
  5. Carnes, ayudan al mantenimiento de las articulaciones desde dos aspectos. El principal, es su contenido en proteínas, proporcionando los aminoácidos necesarios para mantener el cartílago así como, prevenir y disminuir el tiempo de recuperación de las lesiones. Además, tienen un alto contenido en hierro y zinc, minerales necesarios para la reparación de las lesiones. Dentro de una alimentación equilibrada no es adecuado un consumo elevado de carne, por esta razón para alcanzar los requerimientos proteicos podemos sustituir la carne por otros alimentos ricos en proteínas y minerales como los frutos secos, legumbres y pescado.

Comentarios

comentarios

Llámanos al:

447-8085/ 989-046 102