Cómo aliviar el síndrome del codo de tenista

La lesión más frecuente del codo es el codo de tenista pues se produce cuando lo movemos de forma continuada y repetitiva. También puede aparecer como una consecuencia secundaria de cargar peso, ya que debido al esfuerzo constante los tendones pueden dañarse.

El codo de tenista suele afectar a un tendón en particular, que une los músculos extensores (los de delante del brazo) con la parte inferior del húmero, el epicóndilo.

Es así que, los movimientos repetitivos pueden provocar pequeños desgarros en el tendón y en la musculatura a la que está ligado, causando inflamación y dolor.

Cabe indicar que el primer síntoma suele ser el dolor en la cara externa del codo (la región del epicóndilo). Apareciendo de esta forma en situaciones cotidianas como levantar peso, girar una tapa o llave, generalmente se siente un dolor leve, pero que empeora a lo largo del tiempo.

Asimismo, el dolor se extenderá hacia el brazo y el antebrazo, causando incluso la pérdida de fuerza, en especial cuando se quiera sujetar algún objeto.

Recomendaciones para tratar el codo de tenista:

Lo primero que debes hacer es evitar, en la medida de lo posible, los movimientos que provocan dolor en esta articulación y acudir al médico para que estudie tu caso.

No dejes avanzar la lesión pues con el tiempo esta puede llegar a hacerse crónica y más resistente al tratamiento.

Si la epicondilitis (codo de tenista) está en una visiblemente inflamada, se recomienda lo que los expertos en fisioterapia conocen como el método PRICE, que es proteger, reposar, hielo, compresión y elevación.

Tratamiento con expertos

El objetivo será disminuir la inflamación y el dolor, para ello tu doctor deberá valorar tu estado y recetar fármacos analgésicos y/o antiinflamatorios.

Además, se recomienda realizar un programa de rehabilitación que combine herramientas como ultrasonidos, electroestimulación, punción seca y un programa de ejercicios específico.

Usar ondas de choque, pues consisten en enviar potentes ondas acústicas a la zona mediante un equipo especial. Esta técnica alivia el dolor y mejora la movilidad de la articulación.

Otra solución efectiva es el uso de plasma rico en plaquetas (PRP), que se obtiene de la propia sangre del paciente, y es muy rica en lo que se conoce como factores de crecimiento, que favorecen la regeneración de los tejidos. En muchos casos disminuye los síntomas del codo de tenista y también reduce la necesidad de cirugía.

Comentarios

comentarios

Llámanos al:

447-8085/ 989-046 102