Tendinitis Rotuliana, dolor en la rodilla

La tendinitis rotuliana también conocida con el nombre de ‘rodilla de saltador’, la suelen padecer los deportistas y personas que sobrecargan las rodillas. Esto debido a que es una inflamación o lesión del tendón rotuliano, que se produce por movimientos repetidos que causan irritación o daño en los tejidos.

El tendón rotuliano une la rótula con la tibia, desempeñando un papel fundamental en la estabilidad de la rodilla. Por esta razón, las acciones de saltar, caer y cambiar de dirección de manera constante pueden provocar torceduras, desgarros y daño en dicho tendón.

La rodilla de saltador puede parecer una lesión menor que no es realmente grave. Por este motivo, muchos atletas siguen entrenando y compitiendo, y suelen ignorar la lesión o intentan tratarla por su cuenta. Sin embargo, es importante saber que la rodilla de saltador es una afección grave que puede empeorar con el tiempo e incluso podría requerir cirugía.

Cabe señalar que solo la atención y el tratamiento médico tempranos pueden ayudar a prevenir el daño continuo en la rodilla. El dolor puede ser más grave por la falta de tratamiento, sobre todo si se sigue entrenando. Con el tiempo afecta el movimiento de las rodillas, por ejemplo, al subir escaleras, saltar o ponerse de rodillas.

Síntomas de la Tendinitis Rotuliana

  • Dificultades de equilibrio
  • Aumento de la temperatura, hinchazón alrededor de la parte inferior de la rodilla.
  • Rigidez en la rodilla, en particular al saltar, arrodillarse, agacharse, sentarse o subir las escaleras.

El factor más importante para la prevención de la rodilla de saltador es el estiramiento de los músculos. Un buen régimen de calentamiento que incluya el estiramiento del cuádriceps, los músculos de la corva y los de la pantorrilla puede ayudar a prevenir la rodilla de saltador. Siempre es conveniente estirar los músculos también después de los ejercicios.

Comentarios

comentarios

Llámanos al:

447-8085/ 989-046 102