Guía de orientación al paciente con artrosis: Segunda parte

Tratamiento de la artrosis

No existe ningún tratamiento capaz de curar la artrosis. Sin embargo, disponemos de múltiples medidas terapéuticas para combatirla. Estas medidas incluyen fármacos, tratamientos fisioterapéuticos y de rehabilitación, y en última instancia intervenciones quirúrgicas. Con ello es posible mejorar la calidad de vida del paciente con artrosis.

Los pacientes logran un importante alivio de los síntomas con los tratamientos, y pueden llevar por lo general una vida prácticamente normal. Para ello, es muy importante que el paciente cumpla con todas las recomendaciones e indicaciones que le proporcione su médico. Él le indicará en cada etapa del tratamiento cuando debe tomar medicinas, y cuándo y qué tipo de rehabilitación debe hacer. El tratamiento de la artrosis implica la combinación de distintas medidas. Todas ellas son necesarias para conseguir una adecuada respuesta terapéutica.

Consejos generales para el paciente con artrosis                                                                                           

  1. Alimentación equilibrada, con una dieta para perder peso en los pacientes con obesidad. Existen suplementos nutricionales como el colágeno hidrolizado para evitar la progresión.
  2. Adecuado descanso nocturno, incluyendo periodos de reposo durante el día.
  3. El enfermo con artrosis debe adecuar sus actividades y limitar el ejercicio que realiza a su capacidad física.
  4. Evitar los movimientos que producen dolor en la articulación.
  5. Evitar posturas y actividades perjudiciales como ponerse en cuclillas, estar de rodillas o permanecer de pie durante tiempo prolongado, caminar cargando un peso excesivo o por terrenos irregulares, subir y bajar escaleras, etc.
  6. En la artrosis de cadera o de rodilla es recomendable la utilización de un bastón o muletas que ayudan a descargar el peso del cuerpo en la articulación.
  7. En la artrosis de las manos, se recomienda el uso de herramientas y utensilios domésticos apropiados. Deben tener mango ancho y poco espacio.
  8. En la artrosis del pie, el médico puede indicar en algunos casos el uso de plantillas ortopédicas.

Ejercicio físico

El ejercicio físico es fundamental en el enfermo con artrosis para mantener la movilidad articular y fortalecer la musculatura que está alrededor de la articulación.

Cada paciente debe adaptar el tiempo de ejercicio físico que realice según le indique su médico.

El ejercicio a realizar esta en función del tiempo de articulación afecta, grado de artrosis, edad del paciente y entrenamiento previo.

La actividad física debe de hacerse de forma lenta y progresiva, sin provocar dolor. Se debe de practicar todos los días, de forma que el ejercicio se incorpore a la rutina diaria del paciente.

Además, existe una serie de ejercicios de rehabilitación, los mismos que conviene efectuar o aprender con la ayuda de un fisioterapeuta. El médico es quien debe indicar a cada paciente que tipo de ejercicios, cuando y con que frecuencia se deben realizar.

Aplicación de frío o calor en la articulación

La aplicación local frío está indicada cuando existe una fase de inflamación aguda en la articulación.

En el resto de los casos, suelen ser más favorable la aplicación de calor, que alivia el dolor, la rigidez articular y las contracturas musculares de la artrosis se aplica aprox. 15 minutos, o se recomienda baños con agua caliente

Medicación

Los fármacos son útiles en la articulación para aliviar el dolor, disminuir la inflamación articular y para mejorar los síntomas del paciente. El medico los prescribe en determinadas etapas del tratamiento, aunque en algunos pacientes puede ser necesario tomarlos de forma indefinida.    Los medicamentos más empleados son los analgésicos y los antiinflamatorios, que alivian los síntomas. Existen además otros fármacos, cuya función es la de modificar la evolución de la enfermedad, retrasando su progresión y mejorando también los síntomas.

Infiltraciones

La infiltración es un procedimiento en la que, mediante una inyección en la articulación se introducen fármacos  para disminuir la inflamación y mejorar los síntomas, están indicadas en momentos determinados (fase aguda). El fármaco más utilizado para las infiltraciones son los corticoides mezclados con anestésicos locales, los cuales calman el dolor y la inflamación a corto plazo, sin embargo el proceso de desgaste continúa, por eso no es recomendable hacerla frecuentemente.

Viscosuplementación

Es otro tipo de infiltraciones, con productos que funcionan como un lubricante para las articulaciones, estos productos son el ácido hialurónico o similares, éstos permiten que el desgaste articular sea mas lento, este procedimiento se realiza una,  3 ó 5 veces de acuerdo al producto, una vez a la semana y se  puede repetir  cada 6 a 12 meses.

Inyección de Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

Es un procedimiento mediante el cual se extrae aprox. 20 cc de sangre del paciente, y mediante centrifugación se separa la fracción de la sangre rica en plaquetas, estas plaquetas contienen unas sustancias llamadas factores de crecimiento y otras proteinas que favorecen la reparación de los tejidos, dicho preparado se inyecta en la articulación, con el objetivo de retrasar el desgaste del cartílago y calmar el dolor. Este procedimiento  se realiza 3 veces, una vez a la semana y se puede repetir cada 6 a 12 meses.

Tener en cuenta que es fundamental que toda medicación siempre debe ser prescrita y controlada por un médico, ortopedista de preferencia.

Tratamientos en desarrollo para la artrosis

Actualmente existen otras opciones de tratamiento que se estan usando con buenos resultados clínicos y con un futuro prometedor para aliviar el dolor y retrasar el proceso de desgaste del cartílago como es el tratamiento con láser de alta intensidad o las ondas de choque focales.

Operaciones quirúrgicas

Cuando todas las medidas anteriores han fracasado y el paciente presenta una artrosis avanzada, que no mejora con otros tratamientos, es necesario la operación quirúrgica. Existen una serie de intervenciones que permiten corregir las lesiones y deformidades articulares (osteotomía), o en caso extremo, sustituir la articulación dañada por una prótesis.

Comentarios

comentarios

Llámanos al:

447-8085/ 989-046 102